Al tiempo que Electronic Arts se preparaba para comercializar “Medal of Honor Warfighter”, la versión más reciente de su videojuego de grandes ventas lanzado en octubre, creó un sitio de Internet que promovía a los fabricantes de armas, cuchillos y equipo estilo combate representados en el juego.

Entre los socios de mercadotecnia de los gigantes de los videojuegos en el sitio de Internet figuraban el McMillan Group, fabricante de un rifle de alta potencia para francotiradores, y Magpul, que vende cartuchos de alta capacidad y otros accesorios para armas tipo asalto.

Las ligas en la página de “Medal of Honor” permitían a los visitantes dar click en los sitios de Internet de los socios del juego y examinar sus catálogos.

“Era casi como una sala de exhibición virtual para armas”, apuntó Ryan Smith, quien contribuye con la Gameological Society, una revista en línea sobre juegos.

Después de que Smith y otros entusiastas de los juegos criticaron el sitio, Electronic Arts inhabilitó las ligas, al decir que no había estado consciente de ellas.

La industria de los videojuegos fue atraída al debate nacional sobre la violencia de las armas la semana pasada cuando la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) acusó a los productores de videojuegos y películas violentas de ayudar a incitar el tipo de tiroteo masivo que hace poco cobró las vidas de 20 niños y seis adultos en Newtown, Connecticut.

Aunque los estudios no han arrojado relación entre los videojuegos y la violencia de las armas, el caso de “Medal of Honor Warfighter” ilustra cómo las armas de fuego y las industrias de los videojuegos han formado discretamente una relación de mercadotecnia mutuamente beneficiosa.

Muchos de los mismos productores de armas de fuego y equipo relacionado también respaldan financieramente a la NRA. McMillan, por ejemplo, es un donador corporativo de la asociación, y Magpul hace poco unió fuerzas con la misma en un evento para obsequiar productos presentado en Facebook. La NRA también enumera a Glock, Browning y Remington como patrocinadores corporativos.

Los fabricantes de armas de fuego y equipo relacionado han llegado a considerar a los videojuegos como una manera de promocionar sus marcas ante millones de clientes potenciales, señalaron expertos en mercadotecnia. Magpul y Electronic Arts hicieron un video que fue subido a YouTube sobre su asociación.

Los rifles de asalto fabricados por Bushmaster Firearms poseen un lista de créditos que cualquier actor envidiaría, como apariciones en el videojuego “Call of Duty Modern Warfare 2″, una parte de la popular serie de Activision.

El pistolero en la masacre de Connecticut, Adam Lanza, utilizó un rifle semiautomático fabricado por Bushmaster, que es una unidad del Freedom Group.

La entrada más reciente en la franquicia del videojuego “Call of Duty”, “Black Ops II”, presentó modelos de armas que también son fabricadas por Barrett y Browning.

Otro popular juego vendido por Electronic Arts “Battlefield 3″ representa rifles de asalto y pistolas similares a las hechas por Colt, Heckler & Koch, Glock y Beretta.

Mientras tanto, el Ejército estadounidense también utiliza “Call of Duty” y otros videojuegos para el reclutamiento y entrenamiento de soldados.

Una portavoz de Activision dijo que no podía dar una respuesta debido a la época decembrina. Varias otras compañías, entre ellas McMillan, Magpul, Browning y Barrett, no respondieron a llamadas telefónicas o correos electrónicos. La NRA tampoco contestó. No se pudo localizar a un portavoz de Glock para que hiciera declaraciones.

Fuente: The New York Times

Compártelo!